TALLERES DE MEMORIA. NUEVOS GRUPOS VERANO 2019.

Se están creando nuevos grupos de estimulación cognitiva y talleres de memoria para comenzar aproximadamente   en mayo de 2018. Si está interesado no dude en ponerse en contacto con nosotros.

¿A Quién van dirigidos?

                  “Tengo una palabra en la punta de la lengua y no me sale…….”  , “Ni sé dónde dejos las cosas. Me paso buscando las llaves un tiempo precioso.”, “Con lo que me gustaba leer y ahora apenas lo hago. Cada vez me cuesta más seguir el argumento.”, “¡Qué vergüenza!, hablando el otro día con  mi nuera y por breves momentos no me acordaba de su nombre”, “El médico me ha recomendado que me mantenga activo y realice estimulación cognitiva”….

 

Objetivos de los talleres de memoria.

El objetivo general es mejorar la calidad de vida, el mantenimiento de un rol activo y la integración socio-familiar de las personas integrantes  mediante la intervención de diferentes aspectos:

  • Evaluar las quejas subjetivas de memoria y la naturaleza de las mismas , así como lo que suponen en su vida diaria.  Ayudar a tomar consciencia de que la capacidad de la memoria está relacionada y puede verse comprometida por diferentes factores cognitivos, físicos o sociales, que suelen estar presentes en la gente mayor y, que actúan sobre la memoria sin que las personas sean conscientes de ello. Es el caso por ejemplo de la capacidad para mantener la atención (factor cognitivo), de los déficits sensoriales (factor físico) o de las preocupaciones por un hecho puntual (factor social).
  • Trabajar directamente el déficit de memoria u otros déficits cognitivos (atención, organización, etc.). Enseñar, a través de la realización de ejercicios, a comprender cuáles son los mecanismos básicos del funcionamiento de la memoria, y que tipos de memoria son los que se ven más afectados durante el proceso de envejecer. Proporcionar estrategias para conseguir mejorar la capacidad mnésica de los participantes. Mejorar la disponibilidad de los participantes a prestar atención al entorno y aumentar la receptividad que hace efectiva la fijación de la información.
  • Fomentar el rol activo y las relaciones sociales. Mejorar la predisposición de los participantes a establecer relaciones interpersonales, a través del trabajo en grupo y de la dinámica de intervención por turnos y de auto ayuda.
  • Preservar estabilidad anímica y reducir la posible ansiedad que se deriva de la propia percepción de pérdida de memoria. Reducir la posible ansiedad que genera en la gente mayor la percepción de los propios déficits de memoria y contribuir a aumentar los niveles de autoestima y auto confianza.

Las quejas de memoria y el estrés percibido

El equipo de NEUROPTIMIZA ha publicado este semana un trabajo de investigación titulado “Caracterización neuropsicológica de las quejas de memoria en la población general: relación con la sintomatología prefrontal y el estrés percibido“. Este trabajo pertenece a una línea de investigación que viene relacionando la presencia de quejas cognitivas en los adultos jóvenes con perfiles atencionales y ejecutivos deficitarios, aunque no patognomónicos, que parecen justificar la aparición de los errores cotidianos.

En esta ocasión se analiza si la aparición de dichas quejas y su magnitud están relacionadas con un perfil neuropsicológico levemente inatento y disejecutivo. Por otro lado, se estudia si dichas quejas están también relacionadas con incrementos del estrés percibido, en la medida en que dichos incrementos pudieran funcionar como desencadenantes de las quejas. Para ello, se administró una batería de exploración neuropsicológica junto con el Cuestionario de Fallos de Memoria de la Vida Cotidiana (descargar), el Cuestionario Disejecutivo y la Escala de Estrés Percibido a una muestra de 99 individuos de población no clínica.

Los resultados sugieren que los individuos de la población general que presentan quejas cognitivas presentan, por un lado, un menor rendimiento atencional, mnésico y ejecutivo y, por otro, una mayor sintomatología de tipo prefrontal. Se sugiere que este perfil cognitivo les hace más propensos a que los incrementos en el estrés percibido incrementen también dichos déficits, que son percibidos como alteraciones mnésicas sin que en sentido estricto lo sean.

Publicado en Anales de Psicología (2014) bajo el título Caracterización neuropsicológica de las quejas de memoria en la población general: relación con la sintomatología prefrontal y el estrés percibido.

Nuevo test autoadministrado para detección de deterioro cognitivo

La Universidad de Ohio ha publicado recientemente el Self-Administered Gerocognitive Exam (SAGE), un test autoadministrado de rastreo cognitivo para detectar, según dicen los autores, signos precoces de deterioro cognitivo. Se trata en realidad de una versión modificada de otras pruebas clásicas como el MiniMental State Examination (MMSE) o el Montreal Cognitive Assessment (MoCa) que no sustituyen en ningún caso una evaluación neuropsicológica completa sino, más bien, sirven para decidir en 5 o 10 minutos si un paciente es candidato a recibirla por mostrar algún indicio de deterioro cognitivo.

Aunque la publicación de nuevas versiones de herramientas ya conocidas puede resultar interesante, es importante puntualizar que, en muchas ocasiones, la prensa magnifica determinados avances científicos para incrementar su interés y acercarlos a la población. Por ejemplo, una reseña de El Confidencial  dice “un test que lo cambiará todo“, tratándose de un avance realmente trivial para los profesionales pero que puede colmar de esperanza a los lectores potenciales. Si desea explorar su riesgo potencial de desarrollar una enfermedad degenerativa en el futuro cercano o desea que se valore la de algún familiar, Neuroptimiza le recomienda que se realice una evaluación neuropsicológica exhaustiva, dados los evidentes beneficios de una detección temprana y un inicio precoz de la intervención mediante estimulación cognitiva.

Publicado en el Journal of Neuropsychiatry and Clinical Neurosciences (2014) bajo el título Community Cognitive Screening Using the Self-Administered Gerocognitive Examination (SAGE).

Estimulación cognitiva en el envejecimiento y las demencias

Entre las terapias no farmacológicas que se han ido proponiendo en los últimos años, la estimulación cognitiva es la que recibe el mayor apoyo empírico, especialmente en el envejecimiento normal, el deterioro cognitivo leve y las demencias, llegando a proponerse como la primera intervención a realizar cuando se realizan esos últimos diagnósticos. Existen diferentes programas de estimulación cognitiva en castellano, adaptados a las diferentes características de las poblaciones a las que pretenden atender. Dado que la proliferación de dichos programas corre el riesgo de menoscabar su calidad, desde Neuroptimiza planteamos una serie de recomendaciones que deben tenerse en cuenta a la hora de aplicar estimulación cognitiva a estas poblaciones: i) su administración debe ser individual o en grupos muy reducidos y homogéneos que permitan utilizar las estrategias de intervención neuropsicológica independientemente del proceso cognitivo que se pretenda trabajar, y ii) la selección de las tareas a usar debe estar enmarcada en un modelo teórico que las fundamente y les dé sentido, evitando confundir la estimulación cognitiva con la mera repetición de ejercicios variados. Así, el profesional debe seleccionar los materiales que resulten más adecuados de entre los disponibles en la literatura, ajustándolos tanto a las características del individuo en función de los resultados en su evaluación neuropsicológica, como al marco teórico en que el fundamenta su intervención. Todo ello utilizando estrategias de rehabilitación y contemplando otros aspectos cognitivos, emocionales y comportamentales que puedan estar comprometiendo el funcionamiento del paciente en la vida cotidiana.

Tomado de Logicortex:

Dr. José María Ruiz Sánchez de León. Director Técnico de Neuroptimiza. Estimulación cognitiva en el envejecimiento sano, el deterioro cognitivo leve y las demencias: estrategias de intervención y consideraciones teóricas para la práctica clínica.. Revista de Logopedia, Foniatría y Audiología 2012; 32: 57-66.

El cuidador principal de la persona con demencia de tipo Alzheimer

La familia es el pilar básico de la atención a los enfermos de Alzheimer. El cuidador principal suele ser una mujer (67%), mayor de 55 años (65%), en general esposa del enfermo (47%), que convive con él (65%) y que lleva en la tarea de cuidador principal entre 1 y 4 años (43%).

El cuidador asume progresivamente una enorme cantidad de tareas, difíciles de cuantificar, algunas muy visibles, como el aseo o el vestido, pero otras muchas que pasan prácticamente desapercibidas y que ocupan buena parte del tiempo y que dotan de calidad de vida al enfermo (alcanzar el vaso de agua, encender la radio…). En Neuroptimiza le ayudadamos a sobrellevar la carga del cuidador, entrenando en estrategias específicas de afrontamiento del estrés y de manejo del paciente.

Tomado de Neurodidacta:

Dra. Miriam Eimil Ortiz. Neuróloga. Hospital de Torrejón. Madrid. Módulo 3. El cuidador de la persona con enfermedad de Alzheimer

El entrenamiento cognitivo temprano mejora los problemas de memoria

El entrenamiento y la rehabilitación cognitiva temprana pueden ayudar a reducir los olvidos en personas con un deterioro cognitivo leve. En el estudio citado abajo se reclutaron 54 personas con esas dificultades cognitivas, la mayoría con casi 80 años: la mitad de ellas recibió rehabilitación cognitiva como la que se realiza en Neuroptimiza y el resto actuaron como controles. El grupo tratado con rehabilitación practicó una serie de problemas para ilustrar los problemas de memoria cotidianos más comunes y practicar estrategias de respuesta. El entrenamiento mejoró significativamente los problemas de memoria de los participantes, además de mejorar el conocimiento y el uso de estrategias para memorizar. Este tipo de rehabilitación – ahora al alcance de su mano – es una intervención de bajo coste que puede moderar el efecto del deterioro en la memoria en las actividades diarias. No dude en ponerse en contacto con nosotros si tiene alguna pregunta o duda al respecto.

Tomado de Revista de Neurología:

Kinsella GJ, Mullaly E, Rand E, Ong B, Burton C, Price S, et al. Early intervention for mild cognitive impairment: a randomised controlled trial. J Neurol Neurosurg Psychatry 2009

Mantenga un cerebro saludable

La actividad mental previene el deterioro cognitivo y de la memoria relacionados con la edad. Usando una técnica de visualización que puede aprender y practicar en Neuroptimiza, los autores del estudio citado abajo observaron que las formas cotidianas de aprendizaje activan receptores neuronales que ayudan a mantener a las células del cerebro funcionando en niveles óptimos. Estos receptores son activados por el factor neurotrófico derivado (BDNF), lo que facilita el crecimiento y la diferenciación de las conexiones y de las sinápsis. BDNF es clave en la formación de recuerdos. Además de descubrir que la actividad cerebral pone en marcha la señalización de BDNF en la zona de las sinapsis, los investigadores determinaron que este proceso está vinculado a los ritmos cerebrales relacionados con el aprendizaje, llamados ritmos theta, que son muy importantes en la formación de los nuevos recuerdos. En los estudios con roedores, se encontró que tanto el aprendizaje como la aplicación artificial de los ritmos theta disparan la señal de BDNF en las zonas de sinapsis.

Tomado de Revista de Neurología:

Chen L, Rex CS, Sanaiha Y, Lynch G y Gall C (2010). Learning induces neurotrophin signaling at hippocampal synapses. Proc Natl Acad Sci USA [on line]

 

La siesta mejora el aprendizaje en preescolares

Dormir un poco por la tarde parece aumentar la capacidad de aprendizaje de los niños en edad preescolar al permitir que la información pase del almacenamiento temporal a un almacenamiento más permanente; del hipocampo a las áreas corticales del cerebro. Para realizar el estudio citado abajo, los investigadores enseñaron a cuarenta niños un juego de memoria visuoespacial por la mañana y, por la tarde, los animaron a los niños a dormir una siesta de 80 minutos o bien a seguir despiertos. Más tarde y en la mañana siguiente, se hizo una prueba de memoria demorada a los niños de ambos grupos. Los investigadores hallaron que aunque el rendimiento de los niños por la mañana fue parecido, cuando su capacidad de retención estaba ‘fresca’, los niños que no habían hecho una siesta olvidaban significativamente más cosas. Quienes habían dormido recordaban un 10% más en comparación con los que habían seguido despiertos. Al día siguiente, los niños que habían hecho una siesta la tarde anterior obtuvieron una mejor puntuación. Para entender mejor si los recuerdos se procesaban activamente durante las siestas, los investigadores llevaron a 14 niños a un laboratorio del sueño para realizar una polisomnografía mientras hacían una siesta durante unos 70 minutos. Estos niños mostraron señales de haber enviado contenidos desde el hipocampo a la memoria a largo plazo, lo que constituye la evidencia de una relación entre las señales de que el cerebro está integrando la información nueva y el beneficio obtenido mediante la siesta para la memoria.

Tomado de Revista de Neurología:

Kurdziel L, Duclos K, Spencer RM. Sleep spindles in midday naps enhance learning in preschool children. Proc Natl Acad Sci USA 2013; 110(43); 17267-17272.

© Copyright / NEUROPTIMIZA es una Marca Registrada por NEUROCIENCIA COGNITIVA S.L. C/ Ibiza, 35 1º Derecha (28009 Madrid - España).